Las claves de la micropigmentación capilar

En el post de hoy queremos hablaros acerca de la micropigmentación capilar, un procedimiento estético a través del que implantamos pigmentos en el cuero cabelludo. Gracias a este proceso conseguimos un efecto óptico que permite a las personas con alopecia aparentar que tienen pelo incipiente. Os damos todas las claves de la micropigmentación capilar.

¿Cómo se hace la micropigmentación capilar?

El primer paso es seleccionar el área a tratar, en la que aplicaremos anestesia local. Gracias a esta anestesia conseguimos que sea un procedimiento totalmente indoloro. El paciente únicamente nota los pinchacitos de la anestesia. Según la zona, el proceso puede durar entre dos y cuatro horas. Estamos hablando de un tratamiento mínimamente invasivo, pudiendo retomar la vida con total normalidad al terminar, sin molestias, efectos secundarios ni postoperatorio.

Los pigmentos de los que hablamos se implantan en la parte superior de la dermis a través de un módulo con varias agujas. Suele hacerse en dos o tres fases, en sesiones consecutivas, aunque depende de la cantidad de folículos que se quieran cubrir.

Después, el color tiene que pasar por una fase de asentamiento que dura entre tres y cuatro semanas. Al principio es más oscuro, pero se aclara un poco con el tiempo. Aún así, el pigmento que se utiliza para simular la línea frontal del pelo siempre es un poquito más claro, consiguiendo un resultado más natural.

No es un tatuaje

Aunque muchos puedan pensarlo, no se trata de un tatuaje.

Al hablar de pigmentos naturales, estamos haciendo alusión también a que son bioabsorbibles, es decir, la tinta se diluye en la piel a medida que pasa el tiempo. Por tanto, si no se retoca, pueden llegar a desaparecer por completo, al contrario de lo que sucede en un tatuaje convencional. Es por ello que, pasadas las sesiones habituales del procedimiento inicial, recomendamos retoques periódicos, que ayudarán a mantener en buen estado el efecto conseguido e incluso añadir modificaciones, si así lo desea el paciente.

En caso de no haber retoques, los efectos de la micropigmentación capilar desaparecen al cabo de 2 o 3 años.

Eso sí, es importante que este tratamiento se realice en clínicas especializadas, que cumplan con todos los requisitos y normas higiénico-sanitarias establecidas por Sanidad para estas prácticas.

Para quién está indicada la micropigmentación capilar

La micropigmentación capilar está indicada para pacientes con alopecia. Nos referimos, en este caso, a hombres con alopecia muy avanzada pero que no son óptimos para el trasplante de pelo, porque ya no poseen apenas cabello natural que pueda ser trasplantado a otras zonas.

Otro tipo de pacientes en el que es aconsejable la micropigmentación capilar es en mujeres que tienen zonas alopécicas localizadas, indisimulables con peinados.

Por su parte, también es recomendable como complemento en trasplantes capilares, para conseguir un efecto óptico de mayor densidad en zonas menos pobladas.

Asimismo, la micropigmentación capilar resulta ideal para ciertos pacientes que sufren procesos de caída de pelo irreversible no candidatos a la cirugía, es decir, pacientes con una pérdida de densidad que no permite la implantación de microinjertos por el riesgo de lesionar el pelo existente en la zona.

Por último, aclarar que la micropigmentación no interfiere con tratamientos habituales para tratar la alopecia. Esto es, se trata de un tratamiento compatible con medicamentos y productos anticaída, así como con la aplicación de mesoterapia.

En Clínica Trajano somos especialistas en micropigmentación capilar en Sevilla, ponte en contacto y pide ya tu cita.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *