Por qué acudir al fisioterapeuta al menos una vez al año

En el post de hoy de Clínica Trajano, clínica de fisioterapia en La Algaba (Sevilla), queremos daros 6 razones sobre por qué acudir al fisioterapeuta al menos una vez al año.

La importancia de acudir al fisioterapeuta al menos una vez al año

Algo que ocurre en términos generales, no únicamente con el fisioterapeuta, es que solemos acudir a su consulta solamente cuando tenemos alguna lesión o problema. Si bien es cierto que ante una lesión es fundamental ir al fisioterapeuta para su pronta recuperación, esta no es su única función. Estos profesionales pueden ayudarte en numerosas situaciones, como pueden ser prevención de lesiones, tratamiento de diversas patologías, tareas de asesoramiento, etc.

Dicho esto, son muchas las razones por las que acudir al fisioterapeuta al menos una vez al año, pero vamos a enumerarte seis.

1. Recuperación tras una lesión o reacondicionamiento deportivo

Como hemos dicho antes, la primera razón es, sin lugar a dudas, la recuperación de una lesión. Esta lesión ha podido ser producida tanto por un accidente, como por practicar deporte, por una intervención quirúrgica o cualquier otro motivo. En este caso, el fisioterapeuta te ayudará a recuperar la funcionalidad, flexibilidad y fuerza del tejido dañado, devolviéndolo a un estado óptimo, y reduciendo las secuelas que pudieran derivarse.

2. Evitar una recaída

Una vez recuperada una lesión, también debes cambiar los factores que la han causado, para así reducir la posibilidad de sufrir nuevas lesiones en un futuro. El fisioterapeuta será el encargado de indicarte qué te está produciendo las lesiones y te señalará las pautas necesarias para mejorar tu rutina.

3. Valoración o diagnóstico de una lesión existente

Cuando tienes un dolor en cierta parte del cuerpo, debes acudir al fisioterapeuta para que realice un diagnóstico diferencial con el que determinar las causas de tu problema. Es importante hacerlo, ya que en ocasiones estas causas no son tan obvias y pueden pasar desapercibidas. Una vez conozcas las causas exactas de tu malestar, el propio fisioterapeuta te ayudará a corregirlo a tiempo y así evitar que la situación se vuelva crónica.

Es importante que sepas también que, un analgésico no va a solucionar el problema, tan solo lo va a enmascarar, pudiendo incluso crear un efecto rebote y un empeoramiento de dicho problema.

Acudir a un fisioterapeuta al menos una vez al año, permite centrar la atención en solucionar esos dolores y molestias que te acompañan en tu día a día. De esta forma, actuamos sobre la causa y la corregimos de raíz, previniendo su empeoramiento.

4. Planificar un entrenamiento específico

Un entrenamiento específico es especialmente beneficioso para aquellos que realizan deporte frecuentemente, como entrenamientos de fútbol o artes marciales. Estos entrenamientos están diseñados y dirigidos por el fisioterapeuta y buscan fortalecer las zonas más propensas a sufrir lesiones por el desgaste o esfuerzo. El fisioterapeuta se centrará en fortalecer las rodillas, los tobillos, las muñecas, el tren inferior, etc. en función de las necesidades del paciente. La clave está en fortalecer tus puntos más débiles y evitar la aparición de lesiones por sobreesfuerzo.

5. Mantener la salud y el bienestar

Nos hacemos mayores, y el cuerpo pierde movilidad en los músculos y las articulaciones. Es algo que sucede de forma natural, pero los tratamientos de fisioterapia preventiva pueden ralentizarlo. Gracias a ellos, podrás retrasar las pérdidas de agilidad, o mejorarlas si ya han ocurrido.

6. Mucho más que un masaje

Se trata de un mito muy extendido, sin embargo, el fisioterapeuta no solo hace masajes. Es cierto que son herramientas complementarias para tratar lesiones, pero existen otras muchas técnicas que se practican en la consulta de un especialista de este tipo. Hablamos de punción seca, electroterapia, diatermia, estiramientos, etc. Todas ellas son técnicas avaladas científicamente que te ayudarán a dar respuesta y solución a tus dolores.

Otro mito que ya os comentábamos en un post anterior, es que existe la creencia de que la fisioterapia debe doler para ser eficaz. ¡Error! Al hablar de una lesión vamos a hablar también de molestias, ya que se trata de una zona dañado, pero las técnicas se adaptan al paciente y a la patología, sin proporcionarle dolor extra. No olvides que el objetivo de la fisioterapia es prevenir y curar las lesiones, no empeorarlas.

¿Qué te han parecido todas estas razones? Recuerda que, si te preocupa alguna lesión o simplemente quieres realizarte un chequeo, puedes venir a visitarnos. Te ayudaremos a sentirte mejor y a mejorar tu estado de salud y bienestar, solo tienes que ponerte en contacto.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *