Beneficios de la fisioterapia en el embarazo

La fisioterapia juega un rol fundamental en el embarazo. Se encarga de la preparación física al parto, además de abordar problemas y patologías que pueden ocasionarse durante la gestación y el postparto. En el post de hoy ahondamos más en los beneficios de la fisioterapia en el embarazo y por qué deberías incorporar la fisioterapia si estás embarazada.

Antes de comenzar, aclarar que la fisioterapia abarca también la obstetricia. La demanda de este servicio ha aumentado considerablemente, por lo que cada vez son más los fisioterapeutas especializados en este campo. Esta disciplina ha demostrado grandes beneficios ante los cambios físicos experimentados por las mujeres durante el embarazo y el parto. Como decíamos, se encarga básicamente de la preparación física al parto y de abordar los problemas que surgen durante el propio embarazo. Dicho esto, continuamos.

Cambios durante el embarazo

Sabemos que en el embarazo se producen cambios hormonales, como la segregación de estrógenos y progesterona, que traen consigo cambios físicos en la mujer. Dichos cambios afectan a la biomecánica del cuerpo y pueden provocar desórdenes tales como inestabilidad o disfunción en el organismo. Más concretamente:

  • El aumento de progesterona conlleva una disminución del tono de la musculatura lisa, por lo que la vejiga y la presión uretral se ven afectadas, además del músculo periné. Surgen aquí problemas como incontinencia urinaria, prolapsos o molestias en las relaciones sexuales.
  • El aumento de relaxina hace que todo el tejido conectivo disminuya su tensión, provocando que este sea más laxo y afectando a ligamentos y fascias en general. Este hecho desemboca en lumbalgias por inestabilidad de los ligamentos de las vértebras lumbares, diástasis abdominal (distensión de la musculatura abdominal) o inestabilidad en las diferentes articulaciones como en rodillas, muñecas, etc.

Asimismo, a nivel respiratorio, se consume más oxígeno, por lo que la aparición de disnea (falta de aire) por esfuerzo es mayor. Por su parte, el patrón de respiración normal cambia de abdominal a torácica a causa de la elevación del diafragma por la presión que ejerce el útero de la gestante.

¿Cuáles son los beneficios de la fisioterapia en el embarazo?

Teniendo en cuenta que las gestantes tienen restringida la medicación, la fisioterapia es fundamental, ya que estamos hablando de una terapia no invasiva y sin la utilización de fármacos. El fisioterapeuta se ha convertido en una figura fundamental durante el embarazo, no únicamente para tratamientos antiálgicos (dolores lumbopélvicos, hinchazón, etc.), sino también para la preparación del parto y la recuperación en el postparto.

Los objetivos principales de la fisioterapia obstétrica son, precisamente, estos últimos: facilitar el parto natural y la recuperación postparto. Ahora bien, la pregunta es… ¿cómo?

La fisioterapia se encarga de:

  • Preparar el tejido perineal para que durante el parto vaginal no se desgarre y se pueda prevenir la aparición de disfunciones.
  • Trabajar el control de la musculatura para el momento del parto.
  • Adquirir un control respiratorio durante las contracciones.
  • Disminuir dolencias y problemas circulatorios durante el parto.
  • Prevención de incontinencias urinarias, prolapsos y disfunciones del suelo pélvico a través de ejercicios hipopresivos y entrenamiento de la musculatura pélvica.

¿Qué ocurre en la preparación al parto?

Si no hay contraindicaciones que lo impidan, la preparación al parto puede comenzar en el segundo trimestre. Las sesiones pueden durar hasta una hora y siempre evitando movimientos bruscos que pongan en riesgo el equilibrio y puedan provocar una caída o lesión. Pero, ¿de qué clase de ejercicios estamos hablando?

  • Ejercicios para tonificar la musculatura pectoral y pelvis.
  • Tonificación del periné para evitar la episiotomía (desgarro del periné) durante el parto vaginal y mejorar el acto sexual.
  • Estiramientos suaves para relajar la musculatura y reducir la tensión en los grupos musculares involucrados en los cambios morfológicos como por ejemplo la cadera. Es preferente que sean dirigidos, para evitar un exceso provocado por la laxitud articular que causa la segregación de relaxina.
  • Ejercicios para la circulación. Movimientos de tobillos y piernas, y automasaje en la bóveda plantar para estirar la fascia plantar, de la que ya os hablamos aquí.
  • Reeducación postural. Buscamos integrar las correciones posturales de la nueva morfología del cuerpo de la embarazada durante la vida cotidiana.
  • Ejercicios para entrenar la respiración y la expulsión. Empleamos técnicas de relajación para mejorar el dolor durante las contracciones, también trabajamos posturas para mejorar el parto durante la dilatación y la expulsión.
  • Ejercicios de Kegel. En este caso, trabajamos la contracción selectiva de la musculatura del suelo pélvico para prevenir la incontinencia urinaria y los prolapsos. Pueden realizarse tanto antes del embarazo como tras el parto para la recuperación de la musculatura.
  • Ejercicios hipopresivos. Para recuperar la musculatura profunda abdominal y suelo pélvico debilitado por el soporte del peso del bebé y los cambios hormonales. Sólo se indica realizarlos después de la cuarentena. El fisioterapeuta lleva a cabo una valoración del estado de la musculatura y pauta los ejercicios pertinentes para su recuperación.

¿Qué te han parecido estos beneficios de la fisioterapia durante el embarazo? Recuerda que en Clínica Trajano somos especialistas en fisioterapia durante el embarazo, solo tienes que ponerte en contacto.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *